Nunca podia desperdiciar las esperanza. Luego sobre este idiota, mi suerte cambio.
La subsiguiente ser que conoci fue un chico llamado Yacine. De hecho, la generalidad de las clases que me hablaron en esas 2 semanas eran arabes. Pense bastante si era no conveniente mencionar lo cual porque nunca queria alimentar todo prototipo sobre prejuicio racial ridiculo que pudiera tener la gente sin embargo seri­a certeza. De hecho, hable referente a eso con Yacine.
“Ah si, ?muchos sobre coquetean? ?Seguro seri­a porque tienen excesivamente buen gusto!”, me dijo dentro de risas. Con eso basto para borrar mi escaso tanteo sobre estudio sociologico. Debido a no me importaba. Yacine asi­ como yo estabamos sentados en la banca de metal en el campo Belleville con la ojeada perfecta sobre al completo Paris. (more…)